Minientrada

Hola de nuevo!
Hace mucho mucho tiempo que no escribimos, lo sabemos…
Pero es que nos hemos dado cuenta que el blog nos llevaba demasiado tiempo y esfuerzo… Al menos, de la manera en que lo hacíamos… así que, aunque lo lamentamos por todos vosotros, todos los que nos seguís… Nos limitaremos a escribir sólo si nos apetece…
Quizá colguemos fotos en Facebook, quizá hagamos algún post puntualmente… pero como digo,  no como veníamos haciendo hasta ahora…
Lo sentimos, pero hemos decidido que queremos disfrutar del tiempo aquí. No estar pegados al teclado durante horas… Supone demasiado estrés…
Además, hemos pasado unos días difíciles… con un poco de bajón viajero. Sí, sí… habéis leído bien. La aventura viajera no siempre es tan bonita como la pintan (o la pintamos). No todo son fotos bonitas, lugares increíbles y descubrir cosas diferentes. También hay momentos chungos, problemas, discusiones, días en los que no te apetece hacer nada y mucho menos escribir…
Pero bueno, dicho ésto, ya que estamos os puedo resumir un poco lo que hemos hecho estas últimas semanas por aquí: desde Chiapas, cruzamos a Guatemala. Evitamos pagar la”tasa” que querían cobrarnos en la frontera (menuda cara que tienen…)Montamos en tuc-tuc y en  muchos “chicken-bus”. Toda una experiencia!!!

image

image

image

Fuimos al lago Atitlán (precioso y un remanso de paz)…

image

image

image

a Antigua, una ciudad bonita y tranquila…
image
image
image

Conocimos un centro en el que hacen rehabilitación integral a niños con discapacidad, además de tener un taller de artesanía y otro de pan. Les enseñamos mis sandalias y les gustó mucho la idea para intentar hacerlas allí… Les regalé varios cordones de colores y algo de fieltro que llevaba en la mochila y también muy agradecidos… Estuvimos a punto de quedarnos por una temporada, pero al final no… jeje.
De todas formas, admiten voluntarios y buscaban fisio, así que si alguien se anima…

image

image

image

image

Y después de todo eso, empezó la parte más fea del viaje: 22 horas en autobús desde San Salvador hasta San José de Costa Rica…
Cruzamos seis fronteras, tuvimos nuestros más y nuestros menos en varias de ellas con los de inmigración y las “tasas” nuevamente (especialmente en la última, ya de noche, lloviendo, etc.) Un poco estresante y agotador.
San José ni lo llegamos a ver… Nos habían dicho que era una ciudad fea e insegura en cuanto anochecía, así que ni nos molestamos… Sólo con ver las concertinas en todas las casas… Que horror!
De nuevo, otro bus nos trajo hasta Puerto Viejo de Talamanca, desde donde os escribimos ahora y donde hemos pasado la última semana.
Aquí,como os contábamos antes, empezamos regular… con lluvia, acatarrados y un poco bajos de ánimo… Habíamos subestimado la estación lluviosa en Centroamérica. Echamos mucho de menos a la familia y los amigos, el tener una casa propia y en general, la estabilidad que todo eso proporciona… pero bueno! Poco a poco estamos levantando cabeza y hemos disfrutado mucho viendo animalillos (monos, perezosos, un oso hormiguero, un tucán, etc.)
Algunos en libertad,  en el Parque Nacional de Cahuita.

image

image

Otros en diferentes refugios y centros de recuperación. Uno de perezosos, que no nos terminó de convencer mucho,pues la gran mayoría se quedaban en las instalaciones y no sabemos si merece la pena una vida así para ellos…
Y el otro, el Centro Jaguar, muy cerca de Puerto Viejo, que nos encantó. Tienen animales de todo tipo, muchos voluntarios y jaulas y recintos vacíos (lo que hacía más creíble que realmente devuelven a los animales al bosque una vez están preparados).
En éste último fue donde vimos a todos éstos…y a muchos más! Recomendable 100%. Entrada 18$ con visita guiada de una hora y media. El dinero es para los gastos médicos y quirúrgicos, comida, etc.

image

image

image

image

image

image

Mañana,  cruzaremos la frontera hacia Panamá y desde allí,  volaremos en unos días rumbo a Ecuador, donde esperamos encontrarnos con nuestra amiga Estefanía en Cuenca.  Y con otros muchos animalillos en las Islas Galápago.
Pero eso, como solemos decir siempre os lo contaremos (si nos apetece escribir…) en otro momento,  desde otro lugar…
Un beso muy fuerte a todos! Os echamos de menos 🙂

Tratando de (sobre)vivir el momento

Anuncios
Minientrada

San Cristóbal de las Casas, ¡qué ciudad tan bonita!
Desde que pisamos sus calles nos encantó… Su ambiente bohemio, sus bares y cafés..  Nos recordaba bastante a Malasaña. Quizá por eso decidimos quedarnos varios días… jeje.
image

Y eso que el recibimiento fue un tanto “húmedo”… Madre mía qué manera de llover… Nunca habíamos visto nada parecido…
Y si no, mirad las pintillas de Guille,jeje…
No le quedó más remedio que sucumbir, y comprarse unos crocs…
image
El que quiera puede ver una de las tormentas que nos cayó pinchando el siguiente enlace…

Después de mirar en varios hostales y albergues, decidimos quedarnos en el Hotel San Cristóbal (350$,unos 21€ la habitación doble con baño). Encontramos opciones más económicas pero estaban algo sucias y más alejadas del centro, así que en este sitio estuvimos bastante bien.
Durante esos días allí, tuvimos tiempo de pasear por sus calles, disfrutar de su ambiente, visitar el museo de medicina maya, la aldea de San Juan Chamula con su peculiar iglesia y el Cañón del Sumidero. Pero vayamos por partes…
Como decimos, la ciudad en sí
merece un par de días al menos… Nosotros aprovechábamos las mañanas para ir a los sitios, y por las tardes (que era cuando llovía) nos dedicábamos a leer, escribir, dibujar y relajarnos…
En cuanto a restaurantes y comida vegetariana Guille estaba feliz cual regaliz, pues había muchas opciones y muchas cosas ricas 🙂
image
Nos volvimos asiduos al Café TierrAdentro, muy acogedor, con buen ambiente, bastantes opciones de comida vegetariana y barato.
Aquí fue donde Guille se compró su preciosa camiseta de “Un mundo donde quepan muchos mundos…” 🙂
image

Pero como os decíamos, las mañanas las dedicábamos a hacer visitas y excursiones. A cada cual más peculiar…
Aquí por ejemplo podéis contemplar uno de los puestos del mercado!!!
image
A primera hora de la mañana nos armamos de valor y comenzamos a subir las eternas escaleras que nos llevarían hasta el Cerro San Cristóbal.
image

Por el camino nos cruzamos con gallinas,pavos, niños y algún que otro perro callejero.
Y después de contemplar las vistas de la ciudad, emprendimos la bajada. No sin antes hacer una foto a las escaleras desde arriba… Los bancos en cada tramo, totalmente necesarios 🙂
image
Luego, nos dirigimos hacia el museo de medicina maya. Nos costó bastante encontrarlo la verdad… Está bastante alejado del centro. Y en más de una ocasión nos planteamos si estaríamos yendo por el camino correcto…
Pasamos de la zona turística, al San Cristóbal más profundo. Lo mismo veías un puesto con fruta y sandalias, que una peluquería, que una tienda de muebles en la que también vendían calcetines! Jajaja… Muy curioso.
Una vez allí, pagamos los 25$ (1, 45€)de la entrada y un hombre nos puso un vídeo sobre las parteras y la forma en que ayudan a las mujeres a dar a luz en sus casas desde hace muchísimos años…
image
El vídeo era de los años 90 pero contaba cosas alucinantes… Como por ejemplo que después de parir, la mujer no debía hacer esfuerzos durante tres meses o comer cebolla entre otras cosas, y que el hombre tenía que cavar un hoyo en el suelo de la casa para enterrar la placenta. Lo mejor de todo, que si querían tener otro hijo, debían colocar la placenta hacia arriba para que fuese niño,o boca abajo si preferían niña…jeje. Cosas de los mayas!
Además, después de nacer, al niño la partera le pasaba un huevo de gallina por todo el cuerpo para evitar que enfermase!!!
Eso sí, por lo menos las mujeres se colocan en una postura más lógica para dar a luz. De rodillas y abrazadas al marido. Mientras que la partera se pone detrás para recibir al bebé. Vamos, igualito que en España!!!
También vimos los diferentes usos de plantas y animales con fines medicinales… Los más graciosos: el orín de mofeta para el reuma y los dientes de araña negra para la inflamación de testículos!!! Jajaja…
image

Y qué me decís de esta planta para tratar la “inchazon general”. Os remarco la falta de ortografía porque igual no os fijáis nada más que en Guille y su pose…jajaja.
image
En fin, un sitio interesante por el que darse una vuelta…
Pero las curiosidades no habían hecho más que empezar… Al día siguiente, madrugamos otra vez y paseamos hasta el Cerro Guadalupe para obtener otra panorámica diferente. Justo desde la otra punta de la ciudad.
image

En el camino, vimos cosas como ésta…
image

Nos preguntamos si los vecinos estarán de acuerdo con el negocio de la pared de al lado… Mamma mía!
Y cuando por fin llegamos arriba del todo… Un altar con neón!!! Y un cristo que parecía que se iba de cabalgata!!! Jajaja… Vale, somos un poco malos, pero es que nos hizo mucha gracia…
image
image

A media mañana decidimos tomar un colectivo hacia San Juan Chamula. Hay muchos tours turísticos que te llevan, pero nosotros decidimos ir por nuestra cuenta… Era fácil, más auténtico y sobre todo más barato (15$ por trayecto y persona, menos de 1€)
image

Así que tras 25 minutos de trayecto, allí estábamos! En el pueblo del que todo el mundo hablaba… El pueblo rodeado de misterio por los rituales que tienen lugar en el interior de su iglesia…
image

Después de pagar los 20$ (1, 17€)por cabeza de la entrada (sí, sí…hay que pagar por entrar a la iglesia) y advertidos una vez más de que estaba prohibido sacar fotos, nos adentramos en aquel peculiar lugar…
image

Para empezar os diremos que en esta iglesia no hay bancos. En su lugar, todo el suelo está cubierto de hojas de pino y restos de cera o velas aún encendidas… Había pequeños grupos de gente,a veces familias enteras, cada uno con su propio ritual… Algunos con huevos, gallinas, botellas de coca cola… Cosas muy extrañas! Decidimos salir un momento y aceptar la propuesta de un guía local. Merecía la pena pagar los 50$ (2, 93€)que nos pedía y que nos explicase mejor todo aquello que para nosotros no tenía sentido alguno…
Lo malo es no tener fotos… Pero intentaré describiros la escena… Aunque si alguno tiene curiosidad puede buscar fotos en Google (hay gente que sí se ha arriesgado a sacarlas pese a las amenazas: se supone que si te pillan te pueden juzgar, porque se rigen por sus propias normas), pero bueno, nosotros entendemos y respetamos que quieran mantener su intimidad…
El guía nos explicó por qué todas las figuras de santos que había en los laterales tenían un pequeño espejo… Aquí no tienen confesionario. Lo que hacen es confesarse frente a ellos mismos, pues es la forma de no engañarse… Particularmente, me gusta la idea! Me parece algo muy lógico…
Lo que no nos pareció tan lógico fueron los sacrificios de gallinas que hacen…
Se supone que la gente con problemas graves de salud, que no se han curado con medicina tradicional, acuden a un ilol (una especie de curandero) y éste se encarga de hacer la “limpieza” del enfermo. A veces en su casa, otras en la iglesia o si el enfermo no puede moverse, va la familia en su lugar con alguna prenda suya.
Las gallinas las utilizan para eliminar la enfermedad y sacarla del cuerpo. La van pasando por todo el cuerpo y luego la matan. También encienden un montón de velas de colores y beben coca cola!!! Raro ¿verdad? Según nos contó el guía es algo que se ha mantenido desde hace muchísimos años… Antiguamente, no tenían dinero y no se pagaba al ilol, así que lo que se hacia era beber pulque o mezcal a modo de agradecimiento… Ese es el motivo por el que todos beben refrescos en la iglesia…
Aunque otros guías (no locales) lo que cuentan es que lo hacen para provocar gases y expulsar las malas energías… No sabemos quién tendrá razón…
Otra de las leyendas es que en esta iglesia no hay cura. Pero según nos contó nuestro guía, sí que hay. Lo que pasa es que si tu entras el domingo en la iglesia, descubrirás que el cura está oficiando misa y nadie le está escuchando, pues cada uno sigue a lo suyo con su propio ritual…
También vende mucho la historia de que no permiten hacer fotos porque lo viven como un robo de su alma, pero ésto tampoco es cierto… Simplemente quieren tener intimidad y no nos parece tan extraño no?
En fin! Muy curioso, muy interesante! Excepto por los sacrificios de animales que no nos gustaron nada… Toda una experiencia! Si alguien viene por aquí, que les haga una visita…
image
De nuevo en San Cristóbal, paseamos por sus calles, por su mercado de artesanía, por el zócalo y la catedral… image

image

image

Y después,a nuestro lugar favorito 🙂 🙂
image

El último día, lo teníamos reservado para hacer la excursión al Cañón del Sumidero. Ésta sí que la hicimos con un tour organizado que incluía transporte, recorrido en lancha de 2 horas y media y una pequeña parada en Chiapa de Corzo (un pueblito sin mucha cosa la verdad). Tras preguntar en varias empresas, nos decidimos por Jalapeño Tours, la más barata (250$, 14,62€ por persona) justo frente al hotel y con un nombre gracioso para nosotros y los Complutums verdad Dani? 😉
image

El trayecto hasta el cañón fue de una hora aproximadamente. Después, nos dieron un chaleco a cada uno y… a la lancha!
El recorrido fue bastante bonito. Tuvimos suerte de ver algunas cascadas que sólo tienen agua en temporada de lluvias… Y con lo que había caído estos días atrás estaban bien hermosas!!!
image

image

image

Hasta aquí las fotos bonitas. Porque también vimos imágenes terribles… Debido a las fuertes lluvias, el río había arrastrado muchísima basura, botellas de plástico, etc. Y si no, mirad la foto… Qué pena!
image

A parte de ésto, lo que más nos impactó fueron los cocodrilos!!! Sí, sí…ahí mismo!!! A tan sólo unos metros y en su hábitat… Haciendo la fotosíntesis al solete, jeje.
image

También pasamos por la cascada a la que llaman el “árbol de navidad” y la verdad es que sí tenía cierto parecido…
image

Al final del recorrido, nos esperaban los pelicanos!!! Vimos muchos. Algunos pescando, tirándose en picado para pescar…je je. Aunque a éste fue al único que pudimos inmortalizar justo antes de emprender el vuelo…
image

Finalmente, de vuelta en Sancris nos acostamos temprano… Al día siguiente teníamos que madrugar para viajar rumbo a Guatemala. Pero como sabéis eso mejor os lo contamos en otro momento…desde otro lugar…

Guille y Teresa

San Cristóbal de las Casas

Minientrada

Hoy toca madrugar! Teníamos que tomar el autobús a las 7 de la mañana en la estación de segunda clase. Así que a las 6:15 teníamos un taxi esperando en la puerta del hotel  para llevarnos (Luis y Merced habían llamado la noche anterior para pedirlo).
Debíamos tomar un autobús de la compañía Flecha de Zempoaltepelt rumbo a uno de los pueblos mancomunados: Cuajimoloyas. Precio del billete 42$ por persona y trayecto, unos 2,45€.
La idea era pasar allí una noche, así que ya teníamos todo contratado con una agencia de ecoturismo llamada Sierra Norte (donde nos habíamos informado previamente en Oaxaca).
El paquete incluía alojamiento en cabaña privada, dos comidas, un desayuno y una cena, además de dos excursiones con guía por la zona. Precio: 1895$, unos 111€ en total por los dos.
Lo de la estación de segunda clase, fue toda una experiencia… Nada que ver con las estaciones por las que habíamos pasado hasta entonces… Ésta sí que era de las auténticas, auténticas… Qué rabia que no tomamos ninguna foto… pero las imágenes se quedaron en nuestra mente… Todo viejo, medio abandonado… Una pena!
Al que sí pudimos hacerle foto fue a nuestro autobús… Genial a que sí? jiji.

image

Tras casi dos horas de viaje, llegamos a nuestro destino…
Llovía. Hacia frío y sobre todo mucha humedad debido a la intensa niebla de las 9 de la mañana…
Fuimos a desayunar algo, pues no habíamos tenido dónde en Oaxaca siendo tan temprano y después nos acompañaron a la cabaña en la que dormiríamos esa noche.
Una vez que dejamos las cosas, nos abrigamos todo lo que pudimos (abrigo e impermeable nada más pues no habíamos traído los forros polares) y salimos a hacer la primera de las excursiones que teníamos contratadas con la lluvia cayendo sobre nuestras cabezas…

image

Menos mal que pasado un rato empezó a levantar un poco el día (tampoco mucho) y nosotros a entrar en calor con la caminata que sí no….
Nuestro guía era un chico de 18 años que estaba prestando servicio a la comunidad. Nos contó que allí todas las personas tienen que prestar diez años de servicios a la comunidad a lo largo de su vida. Y que el que no estuviese de acuerdo, debía entonces irse del pueblo!
Tenían diferentes comisiones e iban trabajando en una u otra… En la de aguas, en la oficina de turismo, en la recogida de basuras, en la de padres de familia, en el aserradero, etc.
Nos contó muchísimas cosas interesantes sobre su forma de vida, sus costumbres, sus normas…
Por ejemplo nos dijo que allí una familia de cinco miembros vivía con 2000$ al mes, menos de 120€!!!! Alucinante!!!! Aunque por otra parte hemos de decir que no vimos tanta pobreza como en la ciudad, en Oaxaca. Donde había niños vendiendo y  pidiendo en cada esquina… Algo muy triste y duro para nuestros ojos la verdad…
Pero como decimos, eso no pasaba en Cuajimoloyas. Aquí todos los niños están escolarizados. Desde hace dos años pueden hacer hasta el bachillerato aquí. Antes de eso, tenían que irse internados de lunes a viernes a Oaxaca pues el transporte era demasiado largo y caro para ellos.
Pero bueno, luego os seguimos contando curiosidades acerca de este pueblo mancomunado… Ahora queremos enseñaros algunos de los lugares por los que caminamos… El Cañón del Coyote, por donde cruzaban estos animales de un lado al otro del bosque.

image

El Mirador (aunque con el día tan nublado que tuvimos no pudimos ver mucho), una roca en un alto de la que luego no podía ni bajar… Madre mía! Qué vértigo!!! Pero bueno… Se escuchaba el silencio… Naturaleza en estado puro! Espectacular!!!

image

image

Al final de nuestra excursión volvimos a la cabaña a descansar un rato y luego dimos un paseo por el pequeño pueblo de unos 900 habitantes. Algunos de ellos nos saludaban o sonreían, otros miraban para otro lado…
Aquí podéis ver a Guille con uno de los muchos burritos con los que nos cruzamos en el pueblo. Nos dio mucha pena verlos tan cargados a los pobres… Pero claro, aquí es la forma que tienen de transportar las cosas…

image

Después, fuimos a comer al comedor que había justo debajo de nuestras cabañas. Comedor el Mirador se llamaba… Y hacía honor a su nombre desde luego! Estaba en la parte más alta del pueblo… Menudas cuestas! Vaya escaleras! Lo que nos acordamos de ti en Ribadesella Lola!!! Jeje…

image

image

En fin, pues como decimos allí comimos una rica y calentita sopa de verduras, y de segundo guiso de pollo con arroz para mí y unas hamburguesas de papa con ensalada para Guille. Estaba todo riquísimo!!!
Este fue uno de los puntos fuertes de esta escapada… Las cosas tan ricas que comimos… Y Guille con menú especial vegetariano y todo!

image

Bueno, después volvimos a la cabaña y vimos un trozo de una peli que teníamos descargada en el móvil y nos dormimos un poco la siesta… Estábamos cansados del madrugón y la caminata, hacía frío y tampoco había muchas cosas que hacer, así que nos quedamos metidos en la cama con siete mantas (no es una exageración) hasta casi las seis de la tarde…

image

A esa hora, decidimos ir a dar una vuelta antes de que se hiciese de noche y tratamos de conectarnos sin éxito al wifi comunitario de la plaza… Iba a ser el cuarto cumpleaños de nuestro sobri Nico y no podíamos felicitarle… Joooo 😦 😦 😦
Finalmente, pudimos enviarle un correo electrónico desde la oficina de turismo y quedar con él para hablar por skype unos días después… Esperamos que no nos lo tenga en cuenta… Porque a nosotros desde luego nos fastidió mucho no poder felicitarle…pipipi…
Pero bueno, si queréis os contamos más cosas interesantes acerca de este pueblo…
Cuajimoloyas, dentro de lo que cabe, es uno de los más privilegiados dentro de los pueblos mancomunados… Tienen centro de salud con médico y enfermera. Pero eso sí, sólo hasta las tres o las cuatro de la tarde… Si te pasa algo después de esa hora, tienes que ir hasta Tlacolula a unos 40 minutos en coche…

image

Ah! Y pediatra tampoco tienen… Pese a haber muchísimos niños (en torno al 10% de la población son niños de primaria), tienen que desplazarse hasta Oaxaca si se ponen enfermos de verdad… Y digo ésto porque según nos contaron, para una simple gripe o cosas así, les tratan con medicina natural. Algo muy extendido en esta zona y de lo que nos habló también el guía en nuestra caminata por el bosque. Nos fue mostrando plantas que se utilizaban para el dolor de estómago, para la tos y la garganta, para curar el cáncer e incluso para prevenir el sida!!! Qué os parece? Interesante no?
También nos contaron que la comunidad tiende a ayudar y apoyar a las familias más pobres, a las madres solteras, etc. a quienes les suelen dar trabajo en los comedores destinados a turistas por ejemplo, donde pueden sacar algo más de dinero…
Y a uno de éstos, el que os contábamos antes, regresamos a cenar esta vez…

image

Cenamos en la cocina (digna de ver…por eso le hicimos foto), a la vez que los hijos de la mujer encargada del comedor. Y con ellos estuvimos platicando y jugando hasta que nos fuimos de nuevo a la cabaña a leer y dibujar un rato al calor de la chimenea y a la luz de la linterna del móvil, pues la del techo no alumbraba demasiado la verdad… Vaya inventos que nos montamos! Jeje 😉

image

A la mañana siguiente, después de un desayuno contundente a base de tortilla, frijoles y té, agarramos las mochilas pequeñas (no os lo habíamos dicho pero las grandes las habíamos dejado en la “Posada Mi Rosita”, donde nos las guardaron hasta la vuelta 🙂 ) y emprendimos la segunda de nuestras excursiones.

image

Una marcha de 8 kilómetros que nos llevaría hasta Llano Grande, otro de los pueblos mancomunados.

image

Lo cierto es que esta segunda caminata no nos gustó. No había nada de especial, ni grandes paisajes, ni cosas que contar… Sinceramente, totalmente prescindible.
De hecho, si tuviéramos que volver a estos pueblos de la sierra, lo haríamos de manera diferente. Si alguna vez pensáis venir por estos lares, no os recomendamos reservar en Oaxaca. Creemos que es mejor llegar hasta Cuajimoloyas directamente y una vez aquí contratar lo que mejor se ajuste a vuestro tiempo, gustos y necesidades. De hecho, se podían hacer actividades como tirarse en tirolina, un taller de pan o platicar con algún anciano de la comunidad acerca de las plantas y remedios medicinales, pero eso sí, todo previo pago… Por eso nosotros no hicimos nada…
Pensamos que las comidas en el comedor y las conversaciones que mantuvimos sí fueron interesantes. Al igual que la primera de las excursiones. Pero el resto, podría ser prescindible… Incluso lo de dormir allí (con el frío helador, jeje…)
Si te organizas bien, podrías hacer todo en una excursión de un día desde Oaxaca (saliendo como nosotros a las 7 de la mañana y regresando en el mismo autobús a las 6 de la tarde).
Aunque a decir verdad, nosotros no volvimos en autobús desde Llano Grande… Nos animamos a hacer autostop y tuvimos la suerte de que una maestra con su hijo de 3 años nos llevaron de vuelta hasta Oaxaca. Llegamos con tiempo de sobra para tomar el bus hacia nuestro siguiente destino y además nos ahorramos 120$ que nos hubiese costado la combi… Así que, reto de viajar haciendo dedo conseguido!
Desde aquí agradecemos a los Acróbatas del Camino toda la información que ofrecen en su blog, su guía para hacer dedo y su libro “Caminos invisibles”. Sin duda, han sido de mucha ayuda… Sobre todo a la hora de quitarnos miedos, prejuicios y resolver dudas… Ya os iremos contando si viajamos así más veces (que suponemos que sí…)
Pero ahora, ya va siendo hora de terminar este post… No sin antes, volver a agradecer a Merced, Luis y Guadalupe su atención y cariño en la Posada Mi Rosita.
Platicamos con ellos un rato largo en el patio hasta que fue siendo la hora de tomar nuestro bus  hacia Chiapas.
Luis nos acercó en coche hasta la estación. Compramos unos bocadillos para cenar y nos subimos al autobús dirección a San Cristóbal de las Casas, donde amanecimos a la mañana siguiente. Pero como sabéis eso os lo contaremos en otro momento…desde otro lugar…

Guille y Teresa

Pueblos Mancomunados