Archivo de la categoría: México

Minientrada

San Cristóbal de las Casas, ¡qué ciudad tan bonita!
Desde que pisamos sus calles nos encantó… Su ambiente bohemio, sus bares y cafés..  Nos recordaba bastante a Malasaña. Quizá por eso decidimos quedarnos varios días… jeje.
image

Y eso que el recibimiento fue un tanto “húmedo”… Madre mía qué manera de llover… Nunca habíamos visto nada parecido…
Y si no, mirad las pintillas de Guille,jeje…
No le quedó más remedio que sucumbir, y comprarse unos crocs…
image
El que quiera puede ver una de las tormentas que nos cayó pinchando el siguiente enlace…

Después de mirar en varios hostales y albergues, decidimos quedarnos en el Hotel San Cristóbal (350$,unos 21€ la habitación doble con baño). Encontramos opciones más económicas pero estaban algo sucias y más alejadas del centro, así que en este sitio estuvimos bastante bien.
Durante esos días allí, tuvimos tiempo de pasear por sus calles, disfrutar de su ambiente, visitar el museo de medicina maya, la aldea de San Juan Chamula con su peculiar iglesia y el Cañón del Sumidero. Pero vayamos por partes…
Como decimos, la ciudad en sí
merece un par de días al menos… Nosotros aprovechábamos las mañanas para ir a los sitios, y por las tardes (que era cuando llovía) nos dedicábamos a leer, escribir, dibujar y relajarnos…
En cuanto a restaurantes y comida vegetariana Guille estaba feliz cual regaliz, pues había muchas opciones y muchas cosas ricas 🙂
image
Nos volvimos asiduos al Café TierrAdentro, muy acogedor, con buen ambiente, bastantes opciones de comida vegetariana y barato.
Aquí fue donde Guille se compró su preciosa camiseta de “Un mundo donde quepan muchos mundos…” 🙂
image

Pero como os decíamos, las mañanas las dedicábamos a hacer visitas y excursiones. A cada cual más peculiar…
Aquí por ejemplo podéis contemplar uno de los puestos del mercado!!!
image
A primera hora de la mañana nos armamos de valor y comenzamos a subir las eternas escaleras que nos llevarían hasta el Cerro San Cristóbal.
image

Por el camino nos cruzamos con gallinas,pavos, niños y algún que otro perro callejero.
Y después de contemplar las vistas de la ciudad, emprendimos la bajada. No sin antes hacer una foto a las escaleras desde arriba… Los bancos en cada tramo, totalmente necesarios 🙂
image
Luego, nos dirigimos hacia el museo de medicina maya. Nos costó bastante encontrarlo la verdad… Está bastante alejado del centro. Y en más de una ocasión nos planteamos si estaríamos yendo por el camino correcto…
Pasamos de la zona turística, al San Cristóbal más profundo. Lo mismo veías un puesto con fruta y sandalias, que una peluquería, que una tienda de muebles en la que también vendían calcetines! Jajaja… Muy curioso.
Una vez allí, pagamos los 25$ (1, 45€)de la entrada y un hombre nos puso un vídeo sobre las parteras y la forma en que ayudan a las mujeres a dar a luz en sus casas desde hace muchísimos años…
image
El vídeo era de los años 90 pero contaba cosas alucinantes… Como por ejemplo que después de parir, la mujer no debía hacer esfuerzos durante tres meses o comer cebolla entre otras cosas, y que el hombre tenía que cavar un hoyo en el suelo de la casa para enterrar la placenta. Lo mejor de todo, que si querían tener otro hijo, debían colocar la placenta hacia arriba para que fuese niño,o boca abajo si preferían niña…jeje. Cosas de los mayas!
Además, después de nacer, al niño la partera le pasaba un huevo de gallina por todo el cuerpo para evitar que enfermase!!!
Eso sí, por lo menos las mujeres se colocan en una postura más lógica para dar a luz. De rodillas y abrazadas al marido. Mientras que la partera se pone detrás para recibir al bebé. Vamos, igualito que en España!!!
También vimos los diferentes usos de plantas y animales con fines medicinales… Los más graciosos: el orín de mofeta para el reuma y los dientes de araña negra para la inflamación de testículos!!! Jajaja…
image

Y qué me decís de esta planta para tratar la “inchazon general”. Os remarco la falta de ortografía porque igual no os fijáis nada más que en Guille y su pose…jajaja.
image
En fin, un sitio interesante por el que darse una vuelta…
Pero las curiosidades no habían hecho más que empezar… Al día siguiente, madrugamos otra vez y paseamos hasta el Cerro Guadalupe para obtener otra panorámica diferente. Justo desde la otra punta de la ciudad.
image

En el camino, vimos cosas como ésta…
image

Nos preguntamos si los vecinos estarán de acuerdo con el negocio de la pared de al lado… Mamma mía!
Y cuando por fin llegamos arriba del todo… Un altar con neón!!! Y un cristo que parecía que se iba de cabalgata!!! Jajaja… Vale, somos un poco malos, pero es que nos hizo mucha gracia…
image
image

A media mañana decidimos tomar un colectivo hacia San Juan Chamula. Hay muchos tours turísticos que te llevan, pero nosotros decidimos ir por nuestra cuenta… Era fácil, más auténtico y sobre todo más barato (15$ por trayecto y persona, menos de 1€)
image

Así que tras 25 minutos de trayecto, allí estábamos! En el pueblo del que todo el mundo hablaba… El pueblo rodeado de misterio por los rituales que tienen lugar en el interior de su iglesia…
image

Después de pagar los 20$ (1, 17€)por cabeza de la entrada (sí, sí…hay que pagar por entrar a la iglesia) y advertidos una vez más de que estaba prohibido sacar fotos, nos adentramos en aquel peculiar lugar…
image

Para empezar os diremos que en esta iglesia no hay bancos. En su lugar, todo el suelo está cubierto de hojas de pino y restos de cera o velas aún encendidas… Había pequeños grupos de gente,a veces familias enteras, cada uno con su propio ritual… Algunos con huevos, gallinas, botellas de coca cola… Cosas muy extrañas! Decidimos salir un momento y aceptar la propuesta de un guía local. Merecía la pena pagar los 50$ (2, 93€)que nos pedía y que nos explicase mejor todo aquello que para nosotros no tenía sentido alguno…
Lo malo es no tener fotos… Pero intentaré describiros la escena… Aunque si alguno tiene curiosidad puede buscar fotos en Google (hay gente que sí se ha arriesgado a sacarlas pese a las amenazas: se supone que si te pillan te pueden juzgar, porque se rigen por sus propias normas), pero bueno, nosotros entendemos y respetamos que quieran mantener su intimidad…
El guía nos explicó por qué todas las figuras de santos que había en los laterales tenían un pequeño espejo… Aquí no tienen confesionario. Lo que hacen es confesarse frente a ellos mismos, pues es la forma de no engañarse… Particularmente, me gusta la idea! Me parece algo muy lógico…
Lo que no nos pareció tan lógico fueron los sacrificios de gallinas que hacen…
Se supone que la gente con problemas graves de salud, que no se han curado con medicina tradicional, acuden a un ilol (una especie de curandero) y éste se encarga de hacer la “limpieza” del enfermo. A veces en su casa, otras en la iglesia o si el enfermo no puede moverse, va la familia en su lugar con alguna prenda suya.
Las gallinas las utilizan para eliminar la enfermedad y sacarla del cuerpo. La van pasando por todo el cuerpo y luego la matan. También encienden un montón de velas de colores y beben coca cola!!! Raro ¿verdad? Según nos contó el guía es algo que se ha mantenido desde hace muchísimos años… Antiguamente, no tenían dinero y no se pagaba al ilol, así que lo que se hacia era beber pulque o mezcal a modo de agradecimiento… Ese es el motivo por el que todos beben refrescos en la iglesia…
Aunque otros guías (no locales) lo que cuentan es que lo hacen para provocar gases y expulsar las malas energías… No sabemos quién tendrá razón…
Otra de las leyendas es que en esta iglesia no hay cura. Pero según nos contó nuestro guía, sí que hay. Lo que pasa es que si tu entras el domingo en la iglesia, descubrirás que el cura está oficiando misa y nadie le está escuchando, pues cada uno sigue a lo suyo con su propio ritual…
También vende mucho la historia de que no permiten hacer fotos porque lo viven como un robo de su alma, pero ésto tampoco es cierto… Simplemente quieren tener intimidad y no nos parece tan extraño no?
En fin! Muy curioso, muy interesante! Excepto por los sacrificios de animales que no nos gustaron nada… Toda una experiencia! Si alguien viene por aquí, que les haga una visita…
image
De nuevo en San Cristóbal, paseamos por sus calles, por su mercado de artesanía, por el zócalo y la catedral… image

image

image

Y después,a nuestro lugar favorito 🙂 🙂
image

El último día, lo teníamos reservado para hacer la excursión al Cañón del Sumidero. Ésta sí que la hicimos con un tour organizado que incluía transporte, recorrido en lancha de 2 horas y media y una pequeña parada en Chiapa de Corzo (un pueblito sin mucha cosa la verdad). Tras preguntar en varias empresas, nos decidimos por Jalapeño Tours, la más barata (250$, 14,62€ por persona) justo frente al hotel y con un nombre gracioso para nosotros y los Complutums verdad Dani? 😉
image

El trayecto hasta el cañón fue de una hora aproximadamente. Después, nos dieron un chaleco a cada uno y… a la lancha!
El recorrido fue bastante bonito. Tuvimos suerte de ver algunas cascadas que sólo tienen agua en temporada de lluvias… Y con lo que había caído estos días atrás estaban bien hermosas!!!
image

image

image

Hasta aquí las fotos bonitas. Porque también vimos imágenes terribles… Debido a las fuertes lluvias, el río había arrastrado muchísima basura, botellas de plástico, etc. Y si no, mirad la foto… Qué pena!
image

A parte de ésto, lo que más nos impactó fueron los cocodrilos!!! Sí, sí…ahí mismo!!! A tan sólo unos metros y en su hábitat… Haciendo la fotosíntesis al solete, jeje.
image

También pasamos por la cascada a la que llaman el “árbol de navidad” y la verdad es que sí tenía cierto parecido…
image

Al final del recorrido, nos esperaban los pelicanos!!! Vimos muchos. Algunos pescando, tirándose en picado para pescar…je je. Aunque a éste fue al único que pudimos inmortalizar justo antes de emprender el vuelo…
image

Finalmente, de vuelta en Sancris nos acostamos temprano… Al día siguiente teníamos que madrugar para viajar rumbo a Guatemala. Pero como sabéis eso mejor os lo contamos en otro momento…desde otro lugar…

Guille y Teresa

San Cristóbal de las Casas

Anuncios
Minientrada

Bueno, pues aquí estamos de nuevo! En Puebla y ya solitos!
Los CLAGA se habían ido a DF y nosotros nos quedamos paseando por el centro de Puebla hasta que pudimos contactar con Jose, el dueño de la casa en la que dormiríamos esa noche. Nuestra primera experiencia en couchsurfing como invitados…
Jose nos dio indicaciones de cómo llegar a su barrio y luego vino a buscarnos a la parada del bus. Pasamos la tarde hablando con él, su novia Karen de Nueva Jersey y otra amiga japonesa, Maiko. Ellos fueron los que nos descubrieron el vídeo que compartimos en facebook hace unos días (“que difícil es hablar el español”).
Hablamos de un montón de cosas. Karen estudia medicina y nos contó por ejemplo que aquí era mucho más barato que en EEUU. El semestre cuesta 250$ (14,70€), nos llamó mucho la atención lo barato que es…
También hablamos de viajes, de las cosas que llevar en la mochila, etc.

image

Luego, nos fuimos a la cama…
Nosotros pensábamos que tenían sofá o algo así para dormir, pero no… Así que como no teníamos colchonetas,  Jose y Karen nos dejaron unas mantas para el suelo. Encima colocamos nuestros sacos sábana y sacos de dormir y nos preparamos para pasar una noche en una cama “bien durita”…jeje. Viva la adaptación! 😉

image

A la mañana siguiente, seguimos probando cosas típicas: desayunamos café de olla (con azúcar y canela) y huevos a la mexicana (huevos revueltos con cebolla, tomate y chile). Aunque Jose nos los preparó sin picante para que no muriésemos tan temprano en la mañana…
Karen sin embargo, comenzó a cortar pedacitos de chile y los fue echando a su plato porque decía que si no, no le sabían a nada… No nos extraña que luego tengan gastritis!!! Madre mía!!!

image

Después, ya con nuestras mochilas a la espalda, nos fuimos con Jose a recorrer el centro de la ciudad. Nos hizo de guía y nos llevó a la Capilla del Rosario, toda forrada de oro de 22 kilates; al Barrio del Artista; a la Iglesia de San Francisco, donde se encuentra el cuerpo momificado de San Sebastián de Aparicio, español que proyectó muchas de las carreteras del país antes de convertirse en monje, y cuyo cuerpo se supone que no ha recibido tratamiento alguno contra la descomposición…Según cuentan, años después de haberlo enterrado descubrieron sangre fresca en sus venas,e incluso pidieron su beatificación, pero no lo lograron…
Jose nos contó muchas cosas interesantes acerca de su ciudad, como por ejemplo que la zona del casco histórico era donde, en tiempos, vivían los españoles.
Los indígenas no podían estar en aquella zona pasadas las 7 de la tarde, y si lo hacían, cualquiera tenía derecho a matarlos o hacerlos sus esclavos… Fuerte no? No me extraña que nos tengan manía a los españoles…Joe!
También nos explicó que el hecho de que todos los templos e iglesias en México tengan una plaza es porque tras la conquista de los españoles, todos los indígenas debían ir a misa si no querían que les fuesen mal las cosas… Pero eso sí! No les dejaban entrar a la iglesia!!! Qué fuerte!!! Tenían que quedarse fuera y “escucharla”desde la plaza… No dejamos de alucinar…
Y al parecer no hemos sido los únicos sorprendidos… Jose nos contó la anécdota de que una vez le preguntaron a Dalí si le había gastado México,y éste contestó que no… ¿Y por qué no? Le dijeron… A lo que él respondió que no le gustaba un país que era más surrealista que él propio Salvador Dalí…jajaja. Qué genio!
Muchas gracias por todo lo que compartiste con nosotros Jose, fue todo súper interesante!
Finalmente, nos despedimos y tomamos un camión hacia la estación de autobuses rumbo a nuestro siguiente destino: Oaxaca, 980$ los dos billetes (57,65€).
Cuando llegamos allí, ya era medio de noche (aquí anochece sobre las 7), así que sólo nos dio tiempo a buscar hostal e ir a cenar algo.
Después de preguntar en uno que recomendaba la guía y que no nos convenció mucho, dimos con la “Posada Mi Rosita” en la calle Aldama 405. El que sería nuestro hogar durante los siguientes días…

image

Merced fue muy amable con nosotros desde el primer momento. Nos rebajó un poco el precio y nos dejó una habitación más grande (en principio para 4 personas) porque tenía mejor conexión a internet… Así que, nosotros encantados! La habitación se nos quedó por 350$ la noche, unos 20,60€.
Nuestra experiencia en este hotel ha sido una de las mejores cosas en lo que llevamos de viaje…
Toda la familia era estupenda… Merced, su marido Luis, sus dos hijos Miranda y Felipe. Y por supuesto la Sra.Guadalupe. Nos invitaron a chocolate (algo muy típico de Oaxaca) y platicaban con nosotros cada vez que tenían ocasión…

image

Guadalupe nos habló de lo importantes que son las fiestas del Día de Muertos en el barrio, de los desfiles de disfraces que hacen, de los bailes típicos de Guelaguetza y de muchas cosas más! Una enamorada de su  tierra vamos! 🙂
Justo enfrente del hotel, había toda una fachada pintada con esqueletos que según nos contaron decoraban cada año diferente… Increíble!

image

image

La verdad es que estuvimos como en casa en este lugar: barato, muy limpio y sobre todo muy familiar… Un gusto!
Los días que pasamos en Oaxaca fueron realmente dos. El primero paseamos por sus calles empedradas hasta llegar al zócalo donde nos sentamos a tomar un café.

image

Visitamos la Iglesia de Santo Domingo y preguntamos por los tours a los diferentes lugares de interés. También nos informamos de las excursiones a los pueblos mancomunados de la sierra, pero vayamos poco a poco…

image

La forma más fácil de visitar los lugares más importantes de la zona era haciendo un tour guiado, así que después de preguntar en varias empresas, pagamos 150$ por persona (entradas aparte) por una excursión que incluía visita al increíble Árbol del Tule (el árbol con el diámetro de tronco más grande del mundo: 11 metros).

image

image

A Teotitlan del Valle para ver cómo tejían los tapices, y que nos explicasen cómo hacían los tintes naturales a partir de cochinilla (un insecto que vive en los nopales), utilizando limón para conseguir el color morado… No sé, muy curioso… Nos hubiera gustado más explicación pero lo que realmente querían era que compráramos cosas… Y con nosotros lo llevaban claro… Así que no hicieron mucho negocio ni tampoco mucho caso…

image

image

Después fuimos a Mitla, una zona arqueológica donde tuvimos otra vez discusión con el tema del carné de estudiante y también con el guía…
Al final pagamos por no discutir, pero vamos…un tanto sospechosa una llamada justo antes de entrar (creemos que a los vigilantes de la puerta) y lo del esparadrapo encima del cartel también un poco extraño no creéis? Y nunca llegamos a ver dónde estaba la taquilla… En fin!

image

La visita no estuvo mal, aunque el guía tampoco era un apasionado de su trabajo, todo hay que decirlo…
Mitla era un antiguo centro religioso zapoteca, donde se celebraban ceremonias, rituales, sacrificios y donde se enterraba a los sacerdotes, al clero y a la gente más pudiente.

image

Se supone que cuando llegaron los españoles empezaron a destruir todo y a utilizar las piedras del yacimiento para construir la nueva iglesia.

image

image

Tras las ruinas, fuimos a una fábrica de Mezcal (bebida similar al tequila), donde quisieron emborracharnos con el estómago vacío para que también comprásemos algo, pero tampoco lo consiguieron 😉 y de ahí, por fin a comer…
Nosotros nos llevamos bocadillos y unos plátanos, total 50$ entre los dos (unos 2,95€). El resto (tres chinos, un irlandés y otro chico de Huesca que venían en la furgoneta) comieron en un bufé por 170$ cada uno, es decir, 10€ por cabeza… Teníais que ver al guía metiéndoles prisa para que entrasen al restaurante y no viesen que nosotros habíamos traído comida… Jajaja. Menuda mafia esto de los tours guiados, las comisiones, etc.
En fin! Tras la comida, el guía (que resultó ser socio o algo así de la fábrica de mezcal) se metió en su coche sin ni si quiera despedirse de nosotros y se volvió a Oaxaca junto a Francis (el chico español). El resto, seguimos una hora más de camino junto al chófer hasta Hierve el Agua, unas fuentes naturales que se han transformado en una piscina con vistas espectaculares. Un lugar fascinante… El agua, cargada de minerales, ha ido formando a lo largo de los años una especie de cascada helada. Pero el agua ni hierve, ni está congelada…jeje. La verdad es que sólo por ésto ya mereció la pena la excursión…Y si no, juzgad vosotros mismos… Es bonito o no es bonito?

image

Al parecer, sólo existe otro sitio similar a éste y está en Turquía. A nosotros nos encantó… No había mucha gente, se respiraba tranquilidad, había rapaces sobrevolando nuestras cabezas y tenía unas vistas… Una preciosidad!

image

image

Lo que nos resultó bien curioso es que antes de llegar, pasamos un control en el que había que pagar 10$ por persona (según ellos para mantenimiento de la carretera… Un camino lleno de curvas y baches!!! Jajaja…) Una vez más, los del tour le echaron morro y nos dijeron que eran 20$ en lugar de 10$, pero claro! Así pagaban la cuota del chófer y el aparcamiento de la furgoneta… En fin…una más! Como decimos, nos quedamos con las vistas, porque si no…
Después de una hora en Hierve el Agua regresamos a Oaxaca y le pedimos al chófer que nos dejase en la estación de segunda clase (justo al otro lado de la ciudad). Allí, compramos los billetes para ir al día siguiente a los pueblos mancomunados de la sierra, pero como sabéis, ésto es otra historia…y mejor os la contamos en otro momento…desde otro lugar…

Guille y Teresa

Puebla y Oaxaca

Minientrada

Hola otra vez!
Vamos a ver si a lo largo de los próximos días conseguimos ponernos un poco al día…que llevamos mucho retraso!
Tal y como os contábamos en el último post, una vez terminado el curso de submarinismo en Isla Mujeres, regresamos a Cancún.
Desde allí decidimos hacer una excursión de un día hacia Playa del Carmen, una zona repleta de turistas,de tiendas, de bares y restaurantes… Era como cualquier ciudad costera de España vamos…. No nos gustó especialmente.
Para llegar tomamos una combi (una furgoneta de 15 plazas). Este medio de transporte es uno de los más utilizados por aquí. Salen cuando están llenas, van haciendo paradas por el camino, la gente sube y baja donde necesita y además cuestan la mitad que los autobuses que salen de la estación. Así que, así fue como llegamos hasta Playa del Carmen y después hasta el Cenote Cristalino. Una vez más, parecía que las cosas se ponían en contra y nos cayó el diluvio universal…

image

Guille se pegó un chapuzón pero tampoco mucho más… Pagamos 100 pesos cada uno y no lo disfrutamos, así que decidimos volver hacia Cancún.
image

Llevábamos 11 días de viaje y estábamos un poco tristes, defraudados, enfadados y sin tener muy claro por dónde seguir… Sabíamos que era el principio y que todos los inicios son difíciles, pero no estábamos agusto la verdad… Así que, después de meditarlo y hablarlo, decidimos cambiar los planes previstos, la ruta y tomar un avión hacia Ciudad de México.
Allí nos esperaban nuestra querida amiga Leticia (compi del máster) y toda su familia, su marido Carlos y sus tres hijos: Agatha, Gonzalo y Aranza. Más conocidos como “CLAGA”…jeje 😉
Nuestra primera impresión de la ciudad la tuvimos ya desde el avión.
image

DF es enormemente grande. De hecho, con 21 millones de personas, es la ciudad más grande del mundo!
El cambio de clima también fue brusco. Con una altitud de 2240 metros,pasamos del calor y la humedad sofocantes de Yucatán al frío y la sequedad de Ciudad de México, del bañador y el bikini, al forro polar y el abrigo.Pero bueno, el frío no lo notamos apenas gracias a la calurosa bienvenida de CLAGA.
image

image

image

Vinieron a buscarnos al aeropuerto y nos tenían preparada una “suite” para dormir… Cuánto echábamos de menos una cama cómoda y una ducha bien calentita!!! 🙂 🙂 🙂
image

La verdad es que no podemos dejar de darles las gracias una y otra vez. Nos han hecho sentir como en casa. Nos han mimado y cuidado. Hemos podido charlar con Leti cada mañana. Hemos cocinado juntos. Hemos hecho tortilla de patatas.
image

Y hemos compartido el día de Fiestas Patrias juntos. El lunes 15 por la tarde fuimos a Coyoacan, un barrio al sur de la ciudad donde ya había ambiente festivo en la plaza, con musica, puestos callejeros, etc.
Allí, me atreví a probar una de las bebidas típicas de aquí… Las “micheladas”, cerveza con limón y sal! Hubo bastante cachondeo porque Guille no quiso probarla y prefirió una cerveza… La verdad, es que no me extraña! Yo, una y no más… Qué ganas de estropear la cerveza! Pero bueno, sí a ellos les gusta…

image

La fiesta en sí da comienzo a las 11 de la noche del día 15 con el grito de independencia. El presidente de la república toca la campana de Dolores desde el Palacio Nacional situado en el Zócalo y lanza el grito de ¡Viva México!.
Nosotros no nos pudimos quedar hasta tarde porque los niños estaban cansados, pero  lo vimos por la tele desde casa. Ataviados con sombrero, caras pintadas con la bandera tricolor, guacamole y chupitos de tequila!
image

Era como estar celebrando la Nochevieja… Viendo una gala con conexiones en directo con el Zócalo, los presentadores vestidos de fiesta y pasando frío en un balcón (a lo Anne Igartiburu y Ramón García…jajaja)
La cuestión es que la fiesta como tal es al día siguiente. Así que, el martes 16 nos fuimos al centro a ver el desfile y a visitar un poco la ciudad.
Hicimos lo que nunca haríamos en España: ir a un desfile militar…
image

image

image

Pero bueno, lo pasamos bien con toda la familia CLAGA. Nos echamos unas risas con el sombrero, las banderas, el bigote… Comimos tacos en un puestito callejero y nos hicimos muchas fotos!

image

image

image

image

image

image

image

image

Después, tomamos el metro para ir hasta el Zócalo. En el metro nos llamaron la atención dos cosas: los carteles que advierten de la existencia de vagones exclusivos para mujeres y niños en horas muy concurridas,y que los paneles indicativos con las diferentes estaciones de la línea tenían dibujos diferentes para cada parada… No sabemos por qué, una hipotética explicación podría ser que haya mucha gente que no sepa leer??? No sabemos!
image

image

Luego en el Zócalo vimos la catedral, el palacio, la enorme bandera y tomamos un autobús turístico para hacer un recorrido y hacernos una ligera idea de la ciudad…
image

image

Por un momento pensamos que estábamos en Madrid… Pues había una réplica de la Cibeles! Regalo de los emigrantes españoles. Curioso…jeje.
image

Al día siguiente, los niños volvían a tener cole y Guille y yo decidimos aventurarnos y tomar un bus que tardó como una hora hasta el centro de la ciudad, para visitar el Museo de Antropología.
Ésto no tuvo desperdicio! Nosotros habíamos mirado la noche anterior la web del museo donde decía que los estudiantes con credencial en vigor pasaban gratis. Bueno, pues al llegar nos querían hacer pagar… Decían que eso era sólo para nacionales (pero en internet no ponía nada de eso). El tipo de la taquilla se puso muy seco y nos dijo que hablásemos con cualquier guardia… Así que, así lo hicimos… Y después de discutir un rato y enseñarles la web donde no especificaba nada, nos dijeron que pasáramos así sin más… No nos dieron entrada ni nada! No sé, algo impensable en un museo nacional no? Pues así fue… This is México!
El museo, al igual que la ciudad es bastante grande… Da para varios días si se quiere. Explica la historia del país, con todas sus lenguas, grupos indígenas, la conquista de los españoles, etc.
image

Alucinantes muchas de las reseñas históricas o leyendas… Alucinamos con los sacrificios y rituales que hacían cada dos por tres…
La historia que más nos impactó, la de un tipo al que le llevaban cada día para desayunar corazones humanos. Mataban a gente para tener contento al susodicho pues decía que si no… haría que no saliese el sol! En fin! Qué historias… 🙂
Pero también vimos cosas muy bonitas, como esta frase de los toltecas… Sí que eran listos, sí 🙂
image

En fin, pasamos el día recorriendo Ciudad de México. Comimos en un bufet vegetariano, visitamos la Plaza Garibaldi (repleta de mariachis) y nos tomamos una cerveza en el Tenampa. Parada obligatoria para los seguidores de Ismael Serrano como nosotros 😉

image

Al día siguiente pensábamos ir con Leti al Museo de Frida, pero estábamos cansados y Gonzalo enfermo, así que nos quedamos todos en casa hasta por la tarde, cuando por fin cumplimos la promesa que le habíamos hecho a Agatha: ir a patinar sobre hielo!

image
image

Nos lo pasamos genial… Con alguna que otra caída, pero fue muy divertido 🙂 🙂 🙂
image

Poco a poco iban pasando los días y sabíamos que se acercaba el momento de despedirnos…
Después de hablar con Leti y Carlos, decidimos ir todos hacia Puebla y pasar allí el fin de semana.
Puebla está a unas dos horas en coche de Ciudad de México. Una ciudad virreinal con más de 70 iglesias sólo en el centro histórico… Allí también hicimos un pequeño recorrido en un autobús turístico con los CLAGA y disfrutamos de la gastronomía típica del estado. Yo probé las enchiladas con mole poblano (hecho a base de chocolate) y Carlos los chiles en nogada, un plato típico de las fiestas patrias mexicanas pues representa los colores de su bandera: rojo, verde y blanco. La verdad es que eran sabores muy diferentes a los probados hasta ahora, pero todo estaba muy rico…
image

Pasamos un fin de semana estupendo junto a nuestra querida familia dominicana, pero como decíamos antes, todo lo bueno se acaba… El domingo por la tarde, ellos pusieron rumbo a DF y nosotros nos volvimos a quedar sólos…
Reconoceré que estuve un rato llorando Leti… Nos dio mucha pena despedirnos. Mil gracias a los cinco por lo bien que nos habéis acogido. Os queremos y os esperamos en Madrid para ir a patinar sobre hielo otra vez vale?
image

Pues eso, tocaba empezar una nueva etapa del viaje, sólos de nuevo… Aunque tampoco por mucho tiempo… Pero eso, os lo contamos ya en otro momento…desde otro lugar…

Guille y Teresa

En familia con los CLAGA